Una vez más, el equipo de Espai Interior, dirigido por Anna García trabajó en una vivienda vacía, que lucía bastante poco, por cierto. La clave, de este proyecto, fue decorar los ambientes de manera neutra y despersonalizada, utilizando muchos tejidos blancos, para conseguir la sensación de luminosidad y limpieza en los ambientes.

Con un presupuesto muy reducido y buen gusto las estancias brillaron, una vez más. El Home Staging ¡funciona!